Los atascos estresan a los conductores y aumentan la contaminación y el consumo energético: el llamado ‘ride-sharing’, en el que varios clientes comparten vehículo, nace para descongestionar las grandes urbes. Ahora, un investigador español del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) ha desarrollado un algoritmo para optimizar el proceso y reducir el número de automóviles. Su algoritmo permite un ‘ride-sharing’ de alta capacidad capaz de “mejorar la calidad de vida, las ganancias por vehículo y reducir los costes para los pasajeros”. No es una cuestión menor: el coste de los atascos supone cada año 121.000 millones de dólares solo en EEUU, el 1% de su PIB, según un estudio del Instituto de Transporte de Texas. Una cantidad que incluye el gasto en combustible así como el tiempo perdido, pero no el aumento de las emisiones o del número de accidentes.

Menos tráfico… y menos contaminación

Alonso asegura que es posible trasladarlo a otras ciudades sin problemas. “Trabaja en tiempo real, pero es lo bastante general como para tener en cuenta otros costes”. También reasigna los vehículos vacíos a las áreas con mayor demanda para mejorar la calidad del servicio. Permitiría a los particulares compartir coche con mayor eficacia (término que se conoce como ‘carpooling’ en lugar de ‘ride-sharing’, a la espera de que Fundeu plantee alternativas a ambas expresiones). Menos tráfico, menos contaminación, menos gastos… La idea parece idónea para los ciudadanos. Fuente: El Confidencial